Saltar al contenido

Cómo iluminar para mostrar las texturas

La posición de la fuente de luz es muy importante si queremos mostrar las texturas de los objetos en nuestras fotografías

La textura es una cualidad de los objetos que, en fotografía, se muestra jugando con las luces y las sombras.

Texturas e iluminación

Suele decirse que la luz rasante, con el sol bajo en el horizonte, sirve para revelar la textura de los objetos cuando fotografiamos con luz natural. Esto no siempre es así: un sol rasante que incide perpendicular sobre una pared rugosa no revelará la textura; en cambio, un sol alto que incide oblicuamente, sí lo hará. Esto se debe a que las sombras que muestran una textura no dependen de la altura de sol o de los focos del estudio, sino del ángulo con el que la luz de estos inciden sobre el objeto.

Iluminación de texturas en iluminación
El sol bajo revela la textura de la arena de la playa y la forma de la huella.

Las texturas y la dirección de la luz

Otro factor que debemos tener en cuenta es la direcci√≥n de la luz. Una superficie cuya rugosidad o textura no siga ning√ļn patr√≥n revelar√° su textura sea cual sea la direcci√≥n desde la que se ilumine. Pero, por ejemplo, un campo arado revelar√° mejor su textura cuando la luz incide perpendicular a los surcos que cuando lo hace paralelamente. Tambi√©n la distancia desde la que fotografiemos la textura har√° variar su aspecto.

Las texturas y la calidad de la luz

Respecto a la calidad de la iluminación, una luz dura suele dar mejores resultados que una luz difusa, pero hemos de evaluar la imagen y nuestras intenciones para evitar que una textura pueda competir en interés con el motivo principal de la fotografía.