Saltar al contenido

La luz del amanecer y del atardecer

La luz del sol al amanecer y al atardecer permite hacer fotos muy bonitas gracias a los atractivos colores de la iluminación natural en esos momentos

La salida y la puesta de sol son los momentos en los que la luz es más cambiante, tanto en color como en intensidad, y no se parece a la del resto del día. Por ello nos permiten tomar fotografías muy impactantes si sabemos lo que podemos esperar de esta luminosidad incontrolable.

Los colores del amanecer y del atardecer

¬ŅDe qu√© color es el amanecer? No hay una √ļnica respuesta. En los momentos previos a la salida del sol, durante el alba, la luz es rojiza alrededor del punto por donde saldr√° el sol y violeta profundo en el resto del cielo. Luego la luz se vuelve ros√°cea y, cuando el sol sale por fin, se vuelve dorada.

La película y el sensor digital muestran estos efectos de un modo más intenso a cómo los ven las personas, aunque es difícil prever sus efectos precisos, pues influyen muchos factores climáticos y atmosféricos sobre los cuales el fotógrafo no tiene control.

Diferencias entre amanecer y atardecer

Durante la puesta de sol y el crep√ļsculo, esta progresi√≥n se invierte, pero los efectos fotogr√°ficos son los mismos. Las diferencias para el fot√≥grafo estriban en determinar cu√°l es la posici√≥n del sol que m√°s favorece al motivo que desea fotografiar. Por otra parte, Al amanecer partimos de la oscuridad , as√≠ que muy dif√≠cil saber si vamos a tener una salida del sol adecuada para nuestro prop√≥sito fotogr√°fico. Y como resultado podemos madrugar para nada. Por el contrario, al atardecer m√°s sencillo predecir si vamos a tener una buena luz.

¬ŅQue ocurre con la cantidad de la luz al atardecer?
Aquí podemos apreciar los diferentes matices de color que puede adquirir la luz del amanecer. No es fácil que un amanecer ofrezca tanta gama de colores; y si el día que te los ofrece regresas a casa con una foto sin interés como esta es para tirarse de los pelos.

¬ŅQu√© ocurre con la cantidad de luz del atardecer?

Este tipo de luz suele permitir obtener im√°genes m√°s impactantes y atractivas que las que se obtienen cuando el sol est√° alto. Pero no dura mucho tiempo. Tampoco dura lo mismo todo el a√Īo ni en todas las partes del mundo. En invierno, el sol est√° m√°s inclinado y esa inclinaci√≥n hace que los atardeceres sean m√°s largos que en verano. Por lo mismo, cuanto m√°s nos acercamos al ecuador, m√°s vertical est√° el sol y m√°s r√°pido oscurece.

Cómo planificar nuestras fotos del amanecer y del atardecer

Si tenemos en mente una imagen durante la salida o la puesta de sol es necesario planificarla a conciencia para que nada falle, saber por dónde saldrá o se pondrá el sol y a qué hora y si podremos acceder a esa hora al lugar desde donde queremos sacar la foto.

También debemos determinar cuál es el momento que más le favorece, el amanecer o el atardecer. Incluso así, no es fácil saber si tendremos una buena salida o puesta de sol o las nubes lo ocultarán. Si bien, es más sencillo observar la progresión del tiempo de cara al atardecer.

La luminosidad al amanecer proporciona colores muy variables.
Al atardecer, el castillo aparece te√Īido de una luz levemente violeta.

Durante el amanecer podemos encontrar otro factor que nos permite tomar fotos con otro ambiente y matiz: La neblina iluminada por la luz rojiza del sol. La luz se dispersa, los detalles desaparecen y las formas cobran fuerza.

Las puestas de sol son un motivo muy fotografiado. El cielo se ti√Īe de colores asombrosos y atractivos. Las salidas de sol tienen un efecto similar, pero hay que madrugar mucho para verlas. Las mejores puestas de sol son aquellas en las que el cielo tiene nubes medias y altas en primer plano; pero el horizonte, por donde se va a poner el sol, est√° libre de nubes. Una vez m√°s, depende de factores que el fot√≥grafo no puede controlar. Las m√°s espectaculares suceden en torno los solsticios de invierno y de verano, que son a finales de diciembre y a finales de junio.